Mi vaso de Whisky

Sólo resta medio vaso de ti, mi whisky. La realidad no deja de ser dura: no hay menos niños en las calles, no hay menos hambre en el mundo, no hay menos tiranía en los gobiernos y peor aún, no soy feliz en lo más mínimo. Incluso me es doloroso aceptar, que mi poca capacidad para ser feliz, no tiene que ver con el altruismo absoluto que me hace sentir mal por la niñez abandonada o la hambruna que recorre a África. Duele saber, que en mi melancolía, sólo descansa el más absoluto sentimiento egoísta, la más precaria de las emociones, sólo descansa el desamor.

Además, ésto no sólo es doloroso, también es triste. Es triste que tu, mi vaso de whisky, sea quien escucha lo que mundo se niega a escuchar. Es triste que dos tazas de líquido amarillento de alto contenido alcohólico, sin ofenderte, presten más atención que las Naciones Unidas. Es triste que mi vaso de whisky, a diferencia de los líderes que nos guían, pueda permanecer aquí todo el tiempo que tome contar mi relato. Es aún peor, ver como mi vaso no se mueve ni un milímetro mientras acuso responsables, no se cansa, no se aburre, no repica… simplemente escucha.

¡Ay mi whisky, qué diferente sería la vida si tu fueses Presidente!. Que bien se sentiría que tú fueses el Gobierno, el trabajador, el amigo o la pareja. Muchos como yo, andarían felices por las calles y todos harían colas para verte, para que los escuches. Mi mundo sería otro si fueses parte de él. Que poca necesidad tuviese del vaso de ron o del vaso de vodka, si fueses tu quien viviera en mi hogar. Sería maravilloso, cenar contigo noche a noche y contarte mis problemas y es que debo insistir, que mi mundo si tú estuvieses… sería diferente.

¿Por qué no podemos hacer un vaso de whisky Presidente? ¿Por qué no casarnos con la botella?. Ahh! Olvidaba que somos seres pensantes y nuestra lógica nos prohíbe darle tanta importancia a algo inerte y sin vida como tu, mi whisky. ¿Pero entonces de que sirve ser pensantes, si somos tan infelices?…

Estoy de acuerdo contigo mi whisky, no emitir comentarios es mejor. Es increíble cuanta sabiduría puede haber en ti...

Ha sido un placer haberte visto mi whisky. No soy más feliz pero me he desahogado al fin. Disculpa la melancolía, es que éstos días han sido duros. Te prometo no volver a llorar. Para la próxima invito yo, nos podemos tomar un vaso de Ginebra y así me cuentas por qué te peleaste con la licorera. Cuídate muchísimo y gracias por éstos minutos.  ¡Eres mi mejor amigo mi whisky!

#ElTrovador
20/Nov/2007
Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS