Canción cercana del lejano amor

Somos el frío que recorre el más cálido amanecer.
Somos la hiel que produce el hígado cuando la cólera se presenta.
Somos el amor más puro y olvido más certero.
Somos lo disímil desde la cercanía y lo convexo desde la lejanía.

Somos el delirio puro que jamás padecí.
Somos la piedra en el camino con la que no dejo de tropezar.
Somos la mentira más grande que tu boca nunca dijo.
Somos dolor eterno que mi corazón jamás dejará de sufrir.

Es que nuestro adiós se precipitó como ave de rapiña sobre su presa, y tras la emboscada, quedé sin aliento para embestir a la tristeza.

Aquí te tuve, aquí me dejas y aquí te lloro, porque somos amor puro de mi, falaz de ti, que aquí viví y aquí guardaré hasta que me toque morir.

#ElTrovador
28/08/2010
Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS