La primera vez que vi tu rostro


“Cuando llegué a ti, caminaba sin horizonte por calles de arrabal y malicia, harapiento e incrédulo de la justicia. Cuando vi tu resplandor en medio de la penumbra, sentí un sobresalto inédito y mis manos temblaban de alegría. Cuando probé tus labios, aquella noche anodina de Mayo, recordé que tenía alma y tus besos comenzaron borrar mis fallos. No planeamos encontrarnos, tampoco prometimos quedarnos, simplemente llegaste a mí para encender la llama y marcharte con premura como el barco que mar reclama... ” 
(Toronto, CA)
31/05/2011
#ElTrovador

Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS