Y llegaste...


 “... Y llegaste a mí de improvisto, como la fría y confusa primavera de éstos años, para recordarme que mas allá de mi coraza existe un alma llena de sentires. Entonces, sin aviso y sin protesto, sembraste tu estampa en mi mente e invitaste a ese viejo oficio que creí olvidado: recordar. Y más allá de recordar, recordarte... ”
 24/03/2011
#ElTrovador
Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS