“Pasaron varias décadas antes de verme en ésta esquina pensando en el ayer. Viví con desaforo, viví con pasión, viví con intensidad… Amé con todas mis fuerzas, reí con desmesura, lloré sin lágrimas, escondí mis suspicacias, alguna vez odié, abracé con fuerza, besé con la carne y también con el alma… Viví, simplemente viví, quizás demás, quizás poco, pero viví tanto como pude y siempre a mi manera. Te agradezco los halagos, sobre todo porque ignoro tu pasado. Te agradezco los besos, porque saben a presente. Pero no me pidas que empeñe el tiempo venidero, por vivirte en mi futuro, sin saber a dónde vas… Sin saber si vivís como yo o si mañana otro puerto reclamarás… No me ames por amarme, no prometas quererme tras sólo dos minutos verme… Te aseguro prefieres mi compañía espontánea y certera siempre a la expectativa, que mi olvido e indiferencia seguros de tu disposición a amar por ratos, como el ateo sin esperanza de vida. No juguemos a querernos como el niño embelesado que llena de flores el escritorio de su maestra y le olvida de la forma más cruenta cuando el uniforme cambia y la historia de los libros pasa de mágica a sangrienta…. Más bien crezcamos uno junto al otro, sabiendo que podríamos amarnos, esperando que los sentimientos nazcan, que la vida florezca, que el tiempo pase y aún me maraville tu silueta desnuda cuando amanezca… Si esperas ganarle a la vida tu apuesta de no vivir en soledad plena, busca a alguien más que crea en amores de frases y finas cenas… Yo no apuesto contra la vida y si es el caso, solo con mi con mi soledad me basto, y la vida, la vida jamás me pesa…”
14/SEP/2011
(Caracas, VE)
#ElTrovador  

1 Opniones:

Anónimo dijo...

how many time i do not do what i want to do but do what i dont want to do

Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS