“Muchas veces, cuando mis sueños lucían desgastados y las esperanzas huyeron, tu abrazo incondicional estuvo allí para mi y en tu regazo lloré hasta perder la razón y volví a despertar con tus palabras de aliento siempre honestas y certeras... Tu desparpajo y tu alegría siempre inundaron mis melancolías y sacaron de mi las más verdaderas sonrisas... La vida nos junto para querernos y hoy que estamos lejos solo pienso en tus años venideros y ruego sigamos juntos como cada enero... Hoy que tus esperanzas huyen soy yo quien empeña las suyas y ora minuto a minuto para reviva en ti ese coraje que te trajo hasta aquí... Nunca te dejaré, no me dejes vos... Pronto estarás mejor...” 
Caracas
27/12/2011 
para IAIZ
#ElTrovador 
Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS