Una noche entre sueños, el destino decidió revelarme cientos de verdades... Dudé, dudé mucho, dudé tanto... Pero siempre creí que nuestro amor podía salvarme, podía sarlvarnos, podía salvarme...
Entonces comenzó mi tormento, luche contra revelaciones, contra mi instinto, contra valores y contra mi mismo solo por amarte, solo por amarnos...
Creí en tu fidelidad aun cuando las pruebas de lo contrario yacían frente a mi, culpando a almas cercanas.
Creí en tu pasión aun y cuando mis ojos vieron la facilidad con las que se encienden tus carnes con cualquier mortal en medio del arrabal.
Creí que me querías, creí que me creías, aunque tus palabras y acciones dijeron siempre lo contrario.
Nunca necesité de refinados espionajes para saber que la vida te atormenta... Para saber que un alma lejos de aquí te culpa, para saber que tu pasado no te deja amar sin reservas, para saber... 
No necesite de tu amor para alimentar el mio y aun asi creí, amé y segui...
Nunca te pedí cariño. Nunca te pedí amor para acompañarte en tus dolores y en tu fatalidad. Nunca te pedí nada, solo honestidad...
Creí en ti aunque tu nunca jamás en mi. Creí en tí incluso más que en mi...
Te amé como a nadie, te amé como nadie te amó... Te amé, te amo y te amaré... 
Caracas
27/12/2011
#ElTrovador
Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS