‎"... Y volvimos a vernos aquella noche... Perdidos entre la gente y con un altar divino en frente... Nuestras diferencias nunca dejaron de existir pero se callaron de inmediato cuando tu humanidad comenzó a acercarse... Y nos miramos a los ojos como siempre y sonreímos al vernos como antes... Entonces te toqué, me tocaste, nos tocamos, nos abrazamos... y al sentirte volvió mi alma al cuerpo..."
Caracas, VE
#ElTrovador
Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS