Lamento Gitano

Preso de mi voluntad os conjuro con demencia. Os conjuro amor lejano, en nombre de los cuatro mandamientos gitanos, aunque siga arrastrándome entre deseos tiranos. Luna nueva de Abril, en ti abandono mis súplicas agonizantes y que al suelo vayan los pétalos marchitos que dejó en mi alcoba aquel querer.

Amansaos maldita desgracia que un buen día a mí llegaste, no quieras ser león bravo que cuando tú naciste, Dios nacido era. Con la paja de ésta escoba te hecho lejos de mi peculio, y que con la condena de las lágrimas a otro gitano atormentes. ¡Arde sal bendita! Arde en la lumbre como el árbol seco que quema el verano.

Desolación traicionera, ¡decidme de dónde venís! antes de abanad mis aposentos y robad de mí el vino aunque lo merezca. Sota de copas prestidigitadora, cambiad mi destino negro de falacia, antes que rueden mis carnes apuñaladas por la pendiente. Ay mi Guadalquivir, siete gritos, siete llantos yo te doy, escuchad mi lamento gitano antes que la luz tenue de éstos faroles, se apague llena de muerte, al llegar las doce. 


#ElTrovador
10/11/2010
Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS