La escena del crimen

Pasaban las 9:00 AM cuando mi cuerpo cayó sin vida en medio de la habitación, aún sin aire me resignaba a creer la última imagen que mis ojos lograron capturar. Yacías allí frente a mi, con las manos ensangrentadas y una sonrisa displicente dibujada en el rostro.

Nunca me gustaron los domingos, aquel no fue la excepción. Rodeaste mi humanidad con precaución y hasta lograste mentir un par de veces más antes de disparar. Pareció aquello una emboscada perfecta de la que nunca me quise enterar.

Pocas horas antes dormías a mi lado, sin rastro alguno de arrepentimiento previo. Yo te observé hasta el amanecer, como siempre, y cerré los antes de tu despertar. Esperé con ansías el día aquel para amarte con desenfreno antes del atardecer, pero ni siquiera logré respirar hasta el mediodía.

Guardamos silencio antes que me desplomara, supongo rendimos tributo a mi estupidez y agasajamos tu astucia. No tardó mucho antes que llegaran otros a la habitación, por fin una lágrima quiso rodar por tu mejilla, pero un “no quise hacerlo” apresurado, detuvo tu llanto.

Entonces aquello comenzó a parecer un circo, algunos reían otros lloraban, y tu haciendo gala de tu elocuente histrionismo, juraste visitar mi tumba a diario. No dejabas de mirar mi cuerpo tendido, quizás pensaste que una vez más despertaría, pero no, no desperté.

Nunca visitaste mi tumba, nunca la visitarás. Nunca lloraste al notar mi ausencia sobre la cama, no llorarás. Nunca bebiste de mí como decías hacerlo, nunca lo harás. Nunca me amaste como llegaste a confesar, nunca me amarás.

Así, como el “te amo” que la ola borra de la arena, mi sangre se borró del tapete y sólo quedan tus huellas esparcidas por la escena del crimen para remembrar que en tus manos encontré quimérico querer y mi propia muerte.  


#ElTrovador
28/09/2010

Profana Sensación

No me pidas que me detenga ahora que mis manos juegan en tu cintura… Ahórrate los “para siempre” y deja escapar el fuego que hay en tus ojos. No engañemos a la razón pretendiendo que ésta escena se repetirá con frecuencia en nuestros días, ambos buscamos olvidar, no recordarnos.

Bésame de nuevo con la furia de tu melancolía y enciende mis carnes con tus caricias de arrabal. Guardaré silencio al sentir tu piel, callarás los te quiero que ansías decirle a él. Éste bar se hace pequeño para lo que imaginan nuestras mentes, entrégate a la profana sensación que nos cobija y olvida al mundo y sus complicaciones.

Prometo no pensarle mientras recorro tu espalda, promete tu acariciarme cuando mis manos quieran detenerse.  Cerraré siempre los ojos, me dedicaré a solo sentirte. No juguemos a prolongar algo que ni siquiera debe suceder, sólo sintamos aquello que nos invade y sigamos con nuestras vidas cuando nos sorprenda el amanecer.

Regálame una noche inolvidable, aunque luego, ninguno de los dos vaya a recordarla….


#ElTrovador
27/09/2010

Muere amor... No sufras más

Esperé que vivieras siempre… No se pudo… Quizás en otra vida se podrá.

Yaces aquí, fría como el hielo, sosteniendo tu último aliento. Fue la vida que de pronto, sin aviso y con prisa, quiso arrebatarte de mis días. ¿Cómo pedirte que te quedes, si no eres tu quien decidió que te marchabas?.

He abierto las ventanas, así como me lo pediste cuando aún brotaban palabras de tus labios.  El sol se posa sobre tu piel y solo tu cabello oscuro rompe con tanta blancura. Luces tan hermosa como aquella tarde cuando nuestros ojos se cruzaron para jamás dejar de verse…

Te prometí no llorar y he tratado de cumplirte. No me verás llorar, aunque me he escondido tras la puerta cuando no puedo más aguantar. Te vas de mi y no hay nada que pueda hacer, me quedo solo aquí y me has convencido de que así es como debe ser.

Cierra los ojos y deja de sufrir, suelta mi mano aunque yo no quiera. Quizás muera de soledad cuando te termines de ir, pero lo prefiero antes que seguir viendo al dolor hacerse de ti.  Que no te aflija haber perdido ésta batalla, que al igual que las anteriores, no pudo con nuestro amor que permanece intacto.

Me quedan los recuerdos de vinadas a tu lado bajo la luna. Queda también un lugar vacío en nuestra mesa y se marchan para siempre tus palabras optimistas.  Tus zapatos de colores quedarán al lado de la cama, no imagino mi amanecer sin tropezarlos de bajada.

Cierra los ojos por favor, el milagro sencillamente no ocurrió. Éste mal que te devora se ha empeñado en vencer tu candor, pero tu que nunca te das por vencida, has luchado hasta hoy siempre sonreída. Cierra los ojos por favor, ya no hace falta que aguantes el dolor.

Te pido que te vayas de mi, aunque te amo. Te pido que vueles sin mi aunque te necesito. Muere amor mío, abandona éste cuerpo que ya no quiere seguir más. Muere amor mío, suelta mis manos que jamás te dejaran de acariciar.

Muere amor mío, yo te seguiré amando una y mil vidas más…

#ElTrovador
20/09/2010

No puedo...

"No puedo detener el tiempo, no puedo hacer éste momento eterno, pero puedo amarte hasta que deje de soplar el viento"

15/09/10
#ElTrovador

Si yo contara mi historia...

Si yo contara mi historia hablaría de amores y desengaños, pero no sería una triste historia, porque me llenaría los ojos de recuerdos y las lágrimas al bajar me robaran mil sonrisas. Sería una historia particular, una historia llena de besos, de caricias sin dueño, de muchos te amo de ensueño…

Si yo contara mi historia, como te la conté un día, sólo de nuevo tu la escucharías. Contaría que llorado, pero que también he amado. Que lloré por un amor soñado, que tocó a mi puerta y se marchó sin despedirse, y le amé con toda el alma y le perdoné antes de irse.

Contaría que una vez volé, entre los brazos de mi madre, porque sólo su amor me ha elevado hasta las nubes. También hablaría de ti, aunque no sabría que decir. Quizás me guarde nuestros detalles, para no hacerte parte de mis recuerdos, porque si te vuelves un recuerdo quizás deje de amarte.

Hablaría de aquella visita la mar, que jamás podría olvidar. Cuando pude amar bajo el atardecer y aquella voz no dejaba de cantar. ¡Ay!... Si yo contara mi historia, cinco amores habrían en ella:  cuatro se han marchado, o quizás yo les corrí, menos el amor de la mía mama, que al cielo pido nunca se marche de mí.

¡Qué bonito sería contar mi historia! Pero no... Hoy no la contaré.

#ElTrovador

12/09/2010

Mayo: El quinto de mis amores

Apareciste un día de mayo, te encontré sin buscarte y me hallaste sin esperarte.  Sabía que Mayo era el quinto mes, el quinto mes del año, el quinto mes de soledad. No albergué esperanza alguna, no me importaba que fuese mayo, ni los meses que habían pasado.

Fueron cinco copas las que te tomó abrir tu pecho y embelesarme por completo. El día se esfumaba con premura y así, sin darnos cuenta, llegó la media noche.  La medianoche que nos llevó al cinco, al cinco de mayo, una coincidencia que tampoco noté.

Recorrimos 50 kilómetros hasta llegar a mi destino y un no te vayas temeroso nos hundió en silencio. Cinco besos, de esos que encienden el alma, recibí de tus labios y cinco veces te dije adiós sin moverme del mismo sitio.

Finalmente te dejé, emborrachado de tu olor y conquistado por los cinco lunares que tienes en el rostro. Corrí al armario de mis recuerdos y al contar las cajitas donde guardo mis amores, encontré la quinta vacía. Así supe, que eras el quinto de mis amores.   


#ElTrovador
09/09/10
''Are you afraid to fall? So, be prepared to fall!''
#ElTrovador

Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS