“Yacía hundido en desesperación, me ahogaban las ansias de querer y no poder. Salí unos minutos de mi mundo paralelo, y vi el hambre en el otro hemisferio, vi la soledad de los adorados... Entonces me sentí agradecido por comer como lo hago, me sentí puro por vivir como vivo, me sentí querido por quienes estoy rodeado.... A veces los logros son menos de los que queremos pero más de lo merecemos”
09/AGO/2011
(Caracas, VE)
#ElTrovador

Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS