"Como serpiente que acecha, buscando solo emponzoñar por placer, te acercaste sigilosamente, rodeándome hasta alcanzar el punto mas débil de mi ser. Allí, en mi alma, inoculaste tu veneno espeso y letal, dejándome eternamente enamorado. No hay cura alguna contra tu mal, pero no me rehuso a agonizar en tus brazos infectado hasta la médula de ti ..."
26/AGO/2011
(Caracas, VE)
#ElTrovador

Se ha producido un error en este gadget.

VISITAS